FREE TOUR ROMA EN ESPAÑOL

Free tour centro de Roma

Te presentamos la mejor forma de conocer la ciudad eterna, sin duda una de las urbes más bellas del mundo y que deben ser recorridas de la mano de un guía local para llegar a comprender la extensa historia que tiene tras sus calles y plazas. Durante el free tour Roma en español veremos algunos de los monumentos más importantes de Roma y principales lugares de interés como la Fontana de Trevi,el Antiguo Acueducto, el Foro Romano, el Foro Imperial o el famoso Coliseo, entenderás cómo llegó a ser la capital del imperio y la ciudad más grande del mundo, veremos la transformación que ha sufrido durante siglos hasta encontrar lo que vemos hoy en día

. Acompáñanos en este free tour imprescindible, deja la guía de viaje a un lado y conoce la historia con un experto en la ciudad.

Duración: 3h

Horario: Diario

Precio: Libre

(NO DISPONIBLE)

  • En la reserva te enviaremos todos los datos necesarios, como punto de encuentro, empresa, mail...
RESERVA GRATIS TU PLAZA

¿Qué saber antes de viajar a Roma?

Roma, conocida mundialmente como la ciudad eterna, ya que en ella parece que el tiempo parece haberse parado hace siglos. Según cuenta la leyenda, fue fundada hace siglos por Rómulo y Remo. Actualmente, esta ciudad es la capital de Italia con una población total de casi tres millones de habitantes. Esta ciudad está llena de hermosos rincones los cuales esconden multitud de historias convirtiéndola en todo un museo al aire libre.

Su multitud de iglesias, plazas, monumentos y fuentes junto a una gran gastronomía, hacen de Roma una de las ciudades más fascinantes a la que acuden cada año millones de viajeros de todo el mundo y pasear por sus calles se convierte en un viaje en el tiempo hasta la época de máximo esplendor de la capital.

Roma es una ciudad con una larga historia, un total de tres milenios conforman la ciudad. Sus dominios llegaron a extenderse por toda la cuenca del mediterráneo y gran parte de Europa. Capital del imperio romano, Roma fue, una de las primeras grandes metrópolis de la humanidad, epicentro de literatura, arte, arquitectura, religión y filosofía durante siglos.

Esta ciudad, es una de las ciudades con más bienes históricos y arquitectónicos a nivel mundial. Su centro histórico, es la máxima expresión del patrimonio histórico, artístico y cultural del mundo occidental europeo. Desde el año 1980, Roma fue incluida dentro de la lista de Ciudades Patrimonio de la humanidad por la Unesco y actualmente es una de las ciudades más bellas a la que podrás viajar.

Si has decidido visitar Roma o estás planeando una escapada no puedes dejar escapar los lugares más emblemáticos de esta majestuosa urbe, asique anota cada rincón y pasa todo el tiempo que puedas en esta ciudad porque será un viaje del que no te arrepentirás.

Roma es una ciudad abrumadora, es por eso que no hay nada mejor para empezar a conocerla que un paseo tranquilo por el centro de la misma para comenzar a ver sus miles de plazas, fuentes, y demás escondrijos. Empieza tu visita por la Plaza de España, su interminable escalinata y el ambiente de la plaza serán una buena forma de habituarte al bullicio de la ciudad y sus gentes.

Lo primero que tienes que ver si te encuentras visitando Roma es la emblemática y conocida, Fontana de Trevi. Siéntate a disfrutar de una de las vistas más bonitas de la ciudad y, si eres de los que creen en leyendas, aprovecha para tirar la moneda, ¿Quién sabe? Quizás te toque volver a la ciudad…

Entre los lugares que no pueden faltar en tu visita a Roma se encuentra el Panteón. Este es la obra arquitectónica mejor conservada de toda la antigua Roma y una de las obras maestras de la arquitectura de la capital italiana; en él se encuentran, además, las tumbas de multitud de reyes y personajes como la tumba del arquitecto renacentista, Rafael.

 

Sigue caminando hasta llegar a la Plaza Navona, un buen lugar para parar y admirar las tres fuentes: la fuente de los cuatro ríos, la fuente del moro y la fuente de Neptuno, unas de las fuentes más hermosas de toda la ciudad, las cuales esconden asombrosas historias que te encantará conocer. Cerca de aquí se encuentra el monumento a Víctor Manuel II, un edificio construido en honor al primer rey de la Italia unificada y la Plaza del Capitolio, situada a lo alto de la Colina Capitolina, antes de entrar a la plaza podrás observar la estatua en honor a Rómulo y Remo y que es todo un emblema de la ciudad.

Toma un rico y sabroso capuchino disfrutando de las soleadas tardes que te regalará la ciudad. Repón fuerzas para continuar tu visita y abre bien los ojos para no perderte ni un solo rincón. Si te gusta la historia, puedes continuar tu vista por lo que se conoce como la ruta de la Roma Imperial. En este itinerario se encuentran edificios como el Foro Romano, el Palatino, el Coliseo, el teatro Marcello, la iglesia de Santa María, el Circo Máximo o las Termas de Caracalla.

Roma es una ciudad con un sinfín de cosas que hacer y que ver, es por eso, que lo mejor es que organices bien tu escapada y evites que te falte tiempo durante tus días en la ciudad.

Si te encuentras en la ciudad y aún tienes tiempo de más, puedes acercarte a El Vaticano, muy cerca de Roma y contemplar la majestuosa Basílica de San Pedro, el templo más importante del catolicismo y uno de los monumentos más hermosos del mundo. No olvides incluir una visita a los museos vaticanos ¡Te dejarán fascinado!

Cómo ya sabes, Roma es conocida también por su gastronomía típica. La cocina italiana es una de las más conocidas y apreciadas en todo el mundo, es por eso, que Roma esconde algunos platos que cada vez reúne más adeptos. Empieza probando las suculentas bruschettas, cocina con pan tostado, aceite, ajo y sal o el carpaccio, un pescado que se suele servir aderezado con aceite de oliva y limón. La ensalada caprese es otra de las joyas gastronómicas que esconde esta urbe, su ingrediente principal, la mozarrella hace que esta ensalada sea una de las más deliciosas de todo el planeta. Entre sus postres destacan el conocido y sabroso tiramisú, la zabaione, un postre elaborada a base de yema de huevo, azúcar y vino dulce, la panna cotta, hecha con crema de leche y azúcar acompañada de caramelo o la babà, un bizcocho de licor que hará las delicias de los paladares más exigentes. Para cerrar, toma un chupito del delicioso limoncello, el licor más típico de Roma, el cual se obtiene de la maceración de limones en alcohol y que está para chuparse los dedos.

Antes de dejar la ciudad, no olvides probar sus conocidos helados. Los helados artesanales romanos merecen tener una mención especial y es que este postre, es un manjar que tendrás que probar si no quieres quedarte incompleto.

Visitar Roma no es solo recorrer una antigua ciudad repleta de restos arqueológicos, este viaje contempla la posibilidad de adentrarte de lleno en la historia de los antiguos gladiadores, el imperio romano, y poder teletransportarte a través de los siglos que abarca esta grandiosa metrópolis. No lo dudes y déjate enamorar por una de las ciudades con más encanto y mágica de toda Europa.