FREE TOUR FARO EN ESPAÑOL

Free Tour español Faro

 Te invitamos a sumergirte en la historia de esta milenaria ciudad, en el tour a pie descubrirás la importancia de Faro en el desarrollo de Portugal, además de su historia romana, visigoda y musulmana que tanto han influido en la ciudad que hoy podemos ver. Los guías en español de Take Algarve te llevarán por los principales atractivos turísticos de Faro mientras desarrollan las mejores historias y leyendas, para que no te pierdas nada. En el tour conoceremos al Conde de Essex, qué sucedió en la ciudad durante el Terremoto de 1755, la Muralla, la Puerta Árabe, Palacio Municipal, la Catedral de Faro, Arco do Repouso y mucho más…  Aprovecha para  preguntar a los guías locales dónde comer, qué hacer o qué ver durante el resto de tu estancia ¡Un free tour imprescindible en Faro

Duración: 2h

Horario: de viernes a lunes a las  15:00h

Precio: Libre

  • En la reserva te enviaremos todos los datos necesarios, como punto de encuentro, empresa, mail...
RESERVA GRATIS TU PLAZA

 

¿Qué saber antes de viajar a Faro?

Situada en el Algarve, Faro se alza como capital de la región , sede de multitud de edificios administrativos y un gran eje de la industria y comercio del país, es a su vez el nudo principal de las comunicaciones de toda la región ya que conecta con prácticamente todas las líneas de autobús y tren. Al ser la ciudad más cercana al aeropuerto internacional, Faro, se ha convertido en la puerta de entrada al Algarve.

Esta metrópolis es conocida especialmente por su hermoso casco antiguo, el cual se encuentra rodeado por diversas murallas que le dan un encanto especial a la ciudad. Su centro urbano está lleno de comercios y calles peatonales donde poder disfrutar de un agradable momento de tranquilidad.

Su agradable ambiente harán que pases unos días de relax, donde poder desconectar del estrés  y, por la noche, su animada vida nocturna te hará vivir experiencias de lo más animadas que quedarán guardadas en tu memoria para siempre.

La historia de Faro se remonta a miles de años atrás y esconde una mezcla de culturas que la hacen un destino único del que aprender y disfrutar. Aunque en el año 1755 el gran terremoto de Lisboa acabó con gran parte de su patrimonio, Faro supo recomponerse, proliferando en ella hermosas construcciones y que la convierten en una ciudad con encanto especial.

Planea bien tu visita para no perderte ningún rincón escondido. Puedes empezar tu ruta con una visita a la Catedral de Sé, situada en el casco antiguo de la ciudad, en la cual podrás disfrutar de una de las mejores panorámicas de la ciudad desde lo alto de la torre del reloj; el emblemático Ayuntamiento de la ciudad, una de las construcciones más bellas o las puertas de las murallas que dan paso a la ciudad y están cargadas de historias que te sorprenderán. Dirígete también al Arco da Vila, el cual te conducirá a lo largo del casco antiguo, hasta el puerto deportivo y la plaza Jardim Manuel Bívar, Plaza Mayor de Faro y un lugar de lo más hermoso donde sentarse a descansar o tomar algunas fotos.

Otro de los lugares más significativos de Faro y que no puede faltar en la planificación de tu viaje es el Parque Natural de la Ría Formosa. Este parque está formado por marismas y lagunas de agua salada, que constituyen para la ciudad, un verdadero centro de la flora y la fauna silvestres. Explora la zona surcando sus canales y disfruta de las aves autóctonas del lugar y la tranquilidad que ofrece este agradable remanso de paz.

Si eres un verdadero aventurero, puedes acudir a la Igreja do Carmo y la terrorífica Capela dos Ossos. Sus paredes están recubiertas con huesos y cráneos de cuerpos exhumados del cementerio local y que conseguirán ponerte los bellos de punta. Sin duda alguna, esta es una visita para los más valientes.

Otro de los intereses culturales de la ciudad de Faro son sus museos que cada año albergan a más turistas y que nos muestran la ciudad desde lo más profundo de sus raíces. Una visita obligada si te encuentras de vacaciones en esta ciudad, es el Museo Municipal de Faro, el cual se conocía anteriormente como Museo Arqueológico; situado en el Convento de Nossa Senhora da Asunçao, alberga en su interior grandes colecciones de artes entre las que destaca el Mosaico del Océano del siglo III o las obras del célebre pintor Carlos Filipe Porfírio, entre muchas otras. Visita también museos como el museo Regional do Algarve, localizado en el centro de la ciudad, el cual expone antiguos utensilios de los habitantes de la zona, así como colecciones de vasijas, telas, etc que nos conducen en el tiempo hasta varios siglos atrás; el Centro de Ciencia Viva del Algarve, que se localiza cerca del puerto deportivo de la localidad, y está dedicado a exponer obras de ciencia y tecnología que te permitirán disfrutar de un magnífico mundo virtual; o el museo Marítimo Almirante Ramalho Ortigäo, fundado en el año 1889, es el museo más antiguo de la ciudad y esconde verdaderas joyas del mundo náutico.

Después de una larga caminata por la ciudad, lo ideal es disfrutar de una buena comida para reponer fuerzas y, que mejor forma de hacerlo que probando los platos típicos de la zona, los cuales destacan por recetas elaboradas a base de pescado y mariscos. Disfruta de su gastronomía tradicional y deleita al paladar. Entre los platos que no pueden faltar en tu menú se encuentran la Raya al Ajo; las lulas Recheadas á Algarvia , que no son otra cosa que unos ricos calamares rellenos de chorizo salteado con arroz y perejil; los jureles fritos con arroz y tomate; el atún encebollado; la suculenta ensalada de pulpo, la dorada a la parrilla,  el cerdo con almejas o el delicioso arroz con navajas, uno de los platos más típicos de la ciudad, el cual se suele acompañar con anguilas fritas y que está ¡Para chuparse los dedos!

Si aún te quedan fuerzas para seguir con tu viaje, no dudes en pasar por las playas que rodean la ciudad de Faro. Todas ellas cuentan con un ambiente relajado ya que están libres de grandes complejos residenciales. Una de las mejores playas de la ciudad es la Praia de Faro, que se prolonga hasta la playa de la Ilha de Faro, una de las playas que más visitantes acoge durante todo el año. Disfruta de su agua cristalina, de la tranquilidad de la zona, o pasea por la orilla durante la tarde.

Historia, turismo, gastronomía, naturaleza y cultura convierten a Faro en la ciudad idónea en la que disfrutar de unos días agradables. Esta hermosa localidad portuguesa enamora a todos sus visitantes.