FREE TOUR BELFAST EN ESPAÑOL

Free Tour español Belfast

Te proponemos el mejor plan para empezar tus vacaciones, una visita guiada en Belfast, en la que nuestros guías te llevaran a conocer la capital de Irlanda del Norte, con más de 5000 años de historia, Belfast esconde muchos secretos tras sus calles que deberías saber para entender la esencia de la ciudad. Desde la conquista normanda, la llegada de los ingleses y escoceses, las revueltas católicas o la revolución industrial entre otras muchas cosas.

Si quieres conocer las mejores anécdotas, leyendas e historias, así como las tradiciones de Irlanda, este es tu tour. Además los guías te ayudarán a planificar el resto de tu estancia con las recomendaciones básicas de qué visitar, dónde comer o qué más cosas podrás hacer.

Duración: 2h

Horario: diario a las 11:00h

Precio: libre.

  • En la reserva te enviaremos todos los datos necesarios, como punto de encuentro, empresa, mail...
RESERVA GRATIS TU PLAZA

¿Qué saber antes de viajar a Belfast?

Belfast, capital de Irlanda del Norte, se encuentra ubicada en la costa este, en un paraje natural conformado por famosas colinas como la de Cavehill, la cual inspiro novelas tan emocionantes como los viajes de Gulliver. Su proximidad a la desembocadura del Río Lagan convierten a la ciudad en una localización perfecta para la industria de la construcción naval, actividad económica que hizo famosa a la ciudad durante años.

Belfast es una ciudad perfecta para disfrutar de una escapada de fin de semana. Su historia, sus monumentos y un sinfín de rincones que descubrir harán de que tu estancia sea mágica e incluso que te sea difícil despedirte de este asombroso y apasionante enclave.

La historia de Belfast se remonta 5000 años atrás, justo hasta la Edad de Bronce. Las ruinas conocidas como Anillo del Gigante, pertenecientes a esta época, se pueden visitar a tan solo unos kilómetros de la ciudad y se han convertido en uno de los puntos de interés que más turistas atrae durante todo el año.

Belfast se consolidó como asentamiento en el siglo XVII gracias al proceso de colonización del Ulster y poco a poco fue floreciendo uno de los centros comerciales e industriales más importantes de Irlanda hasta el siglo XIX, llegando a superar a la capital, Dublín. Famosa por sus astilleros, la ciudad dio a luz a embarcaciones tan importantes como el Titanic.

El clima templado de la ciudad la convierten en un destino turístico perfecto al que acudir durante todo el año. Si te encuentras disfrutando de unos días en esta histórica ciudad o estás ultimando los detalles para tu próxima escapada, no puedes dejar fuera de tu visita monumentos tan emblemáticos como el ayuntamiento de Belfast, construido en estilo eduardiano, con una cúpula de 53 metros de altura desde la que podrás obtener una de las vistas más maravillosas de la ciudad; visita también el Ulster Hall, construido en el año 1860 o el Waterfront Hall, un imperioso edificio construido en líneas modernas que sin duda alguna merece la pena conocer o la Catedral de Santa Ana, ubicada en pleno corazón de la ciudad.

Otro de los puntos de interés de Belfast son los murales de West Belfast. Situados al oeste de la ciudad, el Gaeltacht Quarter, es el núcleo de la cultura y la lengua belfiana. Si te adentras en la ciudad, podrás conocer los famosos murales políticos que están pintados en las calles de la villa. Descubre también el Muro de la paz, el cual fue durante años la separación entre el barrio católico del oeste de la ciudad del barrio protestante y que actualmente es uno de los emblemas más significativos de Belfast.

No puedes dejar la ciudad sin antes haber paseado por sus mágicas calles, las cuales oscilan entre edificios históricos y cientos de pubs y restaurantes que harán que tu visita sea de lo más variopinta. Existen diferentes rutas a pie por el centro que se encuentran bien señalizadas y te facilitarán el recorrido a lo largo de la ciudad. Una de las visitas obligatorias es el Custom House, construido a finales del siglo XIX,además cerca encontrarás la conocida escultura ‘Big Fish’ de diez metros de longitud, las escamas de la escultura del gran pez, están hechas con azulejos que van contando historias de la ciudad ¡Te dejará sin palabras!

Si aún te sobra tiempo para continuar con tu visita por Belfast, no puedes olvidar incluir en tu calendario, una parada en el Jardín Botánico y la Universidad de Queens. Ambos enclaves se encuentran ubicados en el barrio Queen’s Quarter, al sur de la ciudad y marcarán la diferencia en tu tour por Belfast.

Descubre, también, el barrio que engendró el Titanic y es que, la ciudad, ha recuperado la memoria de los astilleros Harland & Wolff que la llenaron de vida a finales del siglo XIX y principios del XX. Frente al paseo marítimo de la capital norirlandesa podrás revivir las emocionantes historias que envuelven al legado industrial de esta gran urbe. Además, en este mismo barrio, se encuentra situado el museo Titanic, donde podrás visitar y conocer, el dique seco donde se construyó este majestuoso navío o las antiguas oficinas de H&W y sus enormes y conocidas grúas amarillas.

Si quieres darle un toque diferente a tu escapada, puedes visitar el Mercado St. George, uno de los lugares preferidos por los amantes de la comida. Fue construido entre 1890 y 1896 en estilo victoriano, y a día de hoy, se ha convertido en uno de los mejores mercados de todo Reino Unido, el cual destaca gracias a la alta calidad de los productos frescos locales que se pueden adquirir en su interior, además del buen ambiente que se respira. Si por algo es conocida la ciudad es por su buena gastronomía compuesta por productos de la tierra con mucho sabor que harán que vuelvas a repetir. Prueba el suculento pescado de Portavogie, el cerdo de Cookstown, la ternera de Armagh, el delicioso venado de la zona o los faisanes de temporada. Entre sus platos típicos, podrás encontrar, además, el Ulster Fry, un plato popularmente conocido que se prepara a base de salchichas, panceta, huevos, tomates, pan de soda y patata; el Irish stew, cocinado con cordero, cebolla y perejil, recubierto de patatas o el Mussel soup, el cual se prepara a base de mejillones frescos y una crema de pescado y hierbas acompañado de rebanadas de pan caliente ¡Nada mejor para reponer fuerzas!

Después de una larga caminata por la ciudad, lo más recomendable es que te sientes a disfrutar de una buena pinta en The Crown Liquor Saloon. Este establecimiento de finales del siglo XIX se ha convertido en uno de los símbolos más destacados de la ciudad y ha sobrevivido al paso del tiempo con gran estilo y adaptándose a los gustos de los nuevos comensales. Azulejos, vidrieras y todo el recubrimiento de madera de decenas de artesanos italianos, le aportan un toque de sofisticación que te dejará boquiabierto.

Sube hasta el Castillo de Belfast y disfruta de las hermosas vistas que te ofrecen sus parajes naturales. Este edifico fue construido por Charles Lanyon para el Marqués de Donegall en lo alto de la colina de CastleHill, a las afueras de la capital de Irlanda del Norte, y se encuentra rodeado por un maravilloso parque en el que podrás pasear y alejarte de todo el bullicio de la ciudad.

Para los amantes del arte y la cultura en general, Belfast también cuenta con una gran variedad de museos que te permitirán conocer un poco más acerca del pasado de esta emblemática urbe. Los más destacados y a los que no puede faltar una visita son el museo Ulster, el museo del Transporte, Belfast Exponed, museo del Pueblo o The Line Hall Library.

¡Ah! En esta ciudad se han rodado películas y series seguidas por miles de fan en todo el mundo como por ejemplo la conocida Juego de Tronos. Si te gustaría conocer un poco acerca de los lugares escogidos por los productores y convertirte en un verdadero Rey en el Norte no dudes dejar un pequeño hueco para visitar los pequeños rincones que fueron elegidos para convertirse en Invernalia.

Belfast es un destino lleno de rincones en los que las aventuras y las historias te estarán esperando. No dudes en incluir esta magnífica ciudad entre tus planes para una escapada de auténtica desconexión.