FREE TOUR DRESDEN EN ESPAÑOL

Free Tour español Dresde

Acompáñanos en esta visita guiada en Dresden, recorreremos el casco antiguo de la ciudad conocido como Altstadt, contando la extensa historia de Dresde que no muchos viajeros conocen. La “Florencia del Elba” es un claro ejemplo de resurgimiento cultural, económico y arquitectónico, arrasada en diferentes guerras e incendios, no sólo en el Bombardeo de Dresde, llegó a ser declarada patrimonio de la humanidad en 2004. Su centro histórico sorprenderá a más de uno.

¿Qué conoceremos en este free walking tour Dresden? Iglesia de Nuestra Señora, Mosaico Desfile de los Príncipes, Altmarkt, Zwinger, Ópera de Semper, Palacio Real, Catedral de Brühl. Todo ello con los nuestros guías en español, para que no te pierdas detalle, te darán las mejores recomendaciones de qué ver y comer en Dresde.

Duración: 2h

Horario:

Precio: libre.

(No disponible)

  • En la reserva te enviaremos todos los datos necesarios, como punto de encuentro, empresa, mail...

¿Qué saber antes de viajar a Dresde?

La ciudad de Dresde es la capital del estado federado de Sajonia en Alemania, cuenta con una población de 600.000 personas y podríamos decir que es una de las ciudades más importantes del país. Constituye uno de los nudos más importantes del transporte del país. Junto a las ciudades de Chemnitz-Zwichkau y Keipzig-Halle forma lo que se denomina como región metropolitana del triángulo sajón.

Dresde ofrece mucho al visitante, gracias a su gran patrimonio histórico que la convierte en una ciudad única. Tiene el apodo de la ‘Florencia del Elba’ y cada año son miles los viajeros que se acercan  para conocer un poco más de esta encantadora metrópolis.

La historia de la ciudad es digna de conocer. El bombardeo sufrido durante la segunda Guerra Mundial, marcó un antes y un después en Dresde y es que, debido al gran incendio que provocaron las bombas, su centro histórico, quedó reducido a cenizas casi por completo.

Aún con estos hechos, Dresde sigue siendo una ciudad preciosa que visitar y en la que poder conocer un poco más de esta sorprendente cultura. Paseando por el centro histórico de Dresde, podrás admirar la gran fuerza y entereza del pueblo alemán.

Si estás pensando en visitar la ciudad o ya tienes planeadas tus vacaciones, no olvides incluir algunos de los lugares más significativos que marcarán tu visita.

Para empezar, lo ideal es dirigirse hasta la cúpula de la Fraunkierche, la gran iglesia barroca de la ciudad, la cual se terminó de reconstruir en el año 2005. Esta iglesia se encuentra ubicada en la plaza de Neumarkt, en pleno centro de la ciudad. Desde lo más alto de la cúpula podrás disfrutar de las mejores vistas panorámicas de Dresde y su entorno, dónde predominan las postales que te dejará el río Elba.

Retoma tu visita paseando por los bonitos rincones que te ofrece Dresde. Uno de ellos es la Procesión del Príncipe, un gran muro de más de 100 metros de longitud, el cual fue construido con más de 24.000 azulejos, y dónde se muestran todos los gobernantes de Sajonia desde el año 1123. Un auténtico regalo para la vista.

Una parada obligatoria es Zwinger, un complejo de palacios construidos en estilo barroco de principios del siglo XVIII, los cuales albergan diversos museos y te dejarán boquiabierto. También, pasea por la terraza Brühl, que discurre por uno de los tramos de la antigua muralla a orillas del río Elba.

La joya de la corona es, sin duda, el Palacio Real de Dresde. Este complejo es un deleite para los sentidos. Su Bóveda verde es uno de los símbolos más conocidos de la ciudad. En su interior, podrás visitar el famoso museo del Tesoro, lleno de salas barrocas de gran riqueza artística. Desde su mirador, podrás observar mágicas panorámicas de la Catedral católica de la ciudad, o el Semperoper, edificio sede de la Opera Estatal de Sajonia, el cual fue construido en el año 1878.

Una vez hayas conocido  todos los lugares destacados y de interés de la ciudad, puedes acercarte a los famosos viñedos a las afueras, en la zona de Sächsisches Elbland, y probar sus conocidos vinos. Disfruta de la tranquilidad del campo y del sabor de una deliciosa copa de vino en la compañía de quién tu elijas, seguro que pasarás uno de los momentos más agradables de tu viaje.

Si te gusta probar cosas nuevas y no tienes miedo a los sabores fuertes y diferentes de la gastronomía dresdeniana, no lo dudes y acude a una de sus terrazas y saborea sus platos más típicos. La cocina típica de Dresde es conocida en todo el mundo por las grandes raciones y por la diversidad ingredientes en todas sus elaboraciones. En esta gastronomía destacan los platos de carne y marisco llenos de sabor que harán que quieras repetir además de sus ricos dulces tradiconales. Prueba el Dresdner Christstollen, un pan servido como postre que hace las delicias de todos los turistas y lugareños que se sientan a disfrutar de una soleada tarde.

Otra atracción es el pueblo del juguete – Seiffen- un pequeño lugar situado en los montes metálicos el cual se encuentra tallado en madera. Los cascanueces, pebeteros, arcos y demás juguetes de madera tradicional se producen en este peculiar pueblecito. Además, podrás visitar el Museo del Juguete, donde se encuentran juguetes de madera de diferentes periodos históricos o el museo Folclórico y la casa de los ferrocarriles. Sin duda alguna merece la pena acercarse a conocer este lugar tan particular.

Si aún tienes ganas de más, al sudoeste de la ciudad, se encuentra uno de los lugares más sorprendentes de Europa, el palacio Pillnitz. Una construcción barroca mezclada con toques exóticos del extremo oriente y que, en la antigüedad, fue residencia de los reyes sajones. Sus jardines y fuentes, te invitarán a quedarte y disfrutar de la tranquilidad del lugar.

Dresde, aunque poco conocida, es una ciudad única y mágica que te ofrecerá momentos inolvidables y te brindará la oportunidad de vivir una experiencia especial. Disfruta de la tranquilidad de la zona y abre bien los ojos, pues Dresde, es una postal viviente de la que no querrás perderte ni un segundo.