FREE TOUR BURDEOS EN ESPAÑOL

Free Tour Burdeos

En nuestro Free Tour por Burdeos te llevaremos de recorrido por la historia del centro de la ciudad, descubriremos los principales monumentos y todas las joyas que se encuentran escondidas a los ojos de los turistas y que sólo la gente de Burdeos conoce, una visita guiada obligatoria para introducirte en la ciudad. Durante la ruta explicaremos algunos de los puntos de interés de Burdeos, como son la Catedral de San Andrés (Saint Andrew), Palacio de la Bolsa y espejo de agua, puerta de cailhau, calle  st. Catherine street, Plaza del Parlamento, Gran teatro de Burdeos, Plaza de Quinconces o el monumento de Goya entre otros muchos. Un free tour imprescindible por Burdeos para que no te pierdas detalle.

Duración: 1:45h

Horario: viernes, sábados y domingos a las 10:30h

Precio: libre

Free tour Leyendas y Misterios

Si quieres conocer las mejores historias negras de Burdeos, te hemos preparado este Free tour nocturno, en él que trasladaremos a la Edad Media y te contaremos historias reales y escalofriantes que tuvieron suceso en esta ciudad, reviviremos tiempos de brujas, asesinatos, torturas, decapitaciones, hombres lobo, decapitaciones públicas y mucho más.

Algunas de las historias que saldrán a la luz durante el freetour son las 200 mujeres condenadas por brujería en la Edad Media, la demanda de la ciudad de Burdeos al hombre lobo o las momias que aparecieron durante la Revolución Francesa… Lo mejor de este tour es que todo lo que te vamos a contar es verídico ¿Te atreves a venir con nosotros?

Duración: 1:30h

Horario: sábados a las 21:00h

Precio: libre

  • En la reserva te enviaremos todos los datos necesarios, como punto de encuentro, empresa, mail...
RESERVA GRATIS TU PLAZA

¿Qué saber antes de viajar a Burdeos?

Burdeos, es la capital de la provincia de Aquitania, una de las más hermosas de Francia. Situada en la desembocadura del rio Garona, sus calles tan peculiares, sus edificios emblemáticos y el buen ambiente que se respira en toda la metrópolis hacen de ella un lugar verdaderamente especial en el que pasar unos días de vacaciones y sobre el que conocer un poco más de la historia del país.

Con casi 250.000 habitantes, Burdeos es una de las ciudades más importantes de Francia. Sus grandes avenidas, sus grandes monumentos, sus parques y plazas además de sus conocidos viñedos, hacen de esta metrópolis un lugar único el cual descubrir en cualquier ámbito.

La zona donde ahora se asienta Burdeos, era el estuario del rio Garona, una zona de marismas y pantanos dónde decidieron asentarse los primeros habitantes de la ciudad. Su historia se remonta así al siglo V a.C, donde diversos grupos ocuparon la zona y fuero aportando un gran bagaje a las tradiciones y costumbres que hoy día perduran en la ciudad. Celtas, Galos, Romanos, son solo algunos de los cuales pasaron por el asentamiento y por los que Burdeos continua a lo largo de la historia. No sería hasta el siglo XII donde los poderes locales comiencen a organizarse y formen la región de Aquitania, por la que ingleses y franceses, lucharán más tarde en la Guerra de los Cien años y marcará un nuevo comienzo para la historia de esta ciudad.

Burdeos, se conoce con el sobrenombre de la pequeña París. Sus cientos de edificios y el aire bohemio que en ella se respira le han servido para compararla con la gran urbe francesa. Burdeos posee una riqueza arquitectónica, cultural y natural muy destacable que la convierten en uno de los destinos predilectos por los viajeros a la hora de visitar este país.

Algo que destaca de esta mágica ciudad es que todo su centro histórico fue declarado Patrimonio Universal de la UNESCO, con el nombre de Port de la Lune o Puerto de la Luna y es toda una obra de arte.

Si te encuentras preparando tu viaje o ya has decidido que vas a visitar la sorprendente ciudad de Burdeos, te aconsejamos que saques papel y boli y no olvides anotar ninguno de los lugares más emblemáticos de esta visita. Comienza tu tour por la Plaza de la Bourse, el emblema de Burdeos. Esta plaza es el epicentro del comercio de la ciudad y se ha alzado como una de las obras más representativas de la arquitectura francesa. Con la construcción de esta plaza acababa el periodo medieval y comenzaba el modernismo. Adornando esta plaza se encuentra la conocida fuente de las Tres Gracias, un detalle que no puede faltar. Continúa hasta el Miroir d’eau, el espejo de agua más grande del mundo con más de 3000 metros cuadrados. Este espejo se encuentra frente a la Plaza de la Bolsa, y es uno de los lugares más visitados de Burdeos formando parte del Patrimonio Mundial contemporáneo.

Situadas en pleno corazón de la ciudad, encontramos la Catedral de Saint Andre y la torre de Pey-Berland. Estas dos joyas conforman el monumento religioso más hermoso de la ciudad. Esta catedral, además de ser Patrimonio de la Humanidad, forma parte de los Caminos de Santiago de Compostela en Francia. Su campanario, que cuenta con de más de 66 metros de altura, le otorgan un encanta muy especial y hacen de ella todo un tesoro.

El puente de Pierre, es otro de los rincones que no puede dejar fuera durante tu visita a Burdeos. Construido bajo el mando del Napoleón, fue inaugurado en el año 1822, siendo el primer puente de Burdeos el cual conectaba las dos orillas del rio Garona, que hasta entonces se cruzaba en barco. Esta magnífica pieza arquitectónica tiene 17 arcos, uno por cada letra del nombre de Napoleón Bonaparte.

No olvides tampoco la conocida Puerta Cailhau o puerta del palacio, una de las antiguas puertas de la muralla de Burdeos, la cual se remonta hasta el siglo XV. El Gran Teatro, una de las salas de espectáculos más concurridas en el siglo XVIII y una de las más bellas de todo el mundo. El Grosse Cloche de Burdeos, el campanario del antiguo ayuntamiento de la ciudad, que junto la puerta Cailhau, es uno de los pocos monumentos civiles de origen medieval que aún se conservan en la urbe o el Jardín Público de Burdeos, en pleno centro de la metrópolis, los cuales conforman un verdadero pulmón verde al cual acudir a disfrutar de una tarde tranquila en plena naturaleza.

Descansa en una terraza y prueba los platos más típicos de la ciudad. Entre la gastronomía burdigalense destaca el poule au pot, un pollo relleno de legumbres y recubierto de una suculenta salsa que hará las delicias de los comensales más exigentes. Prueba también su rico y conocido foie gras, sus sopas, las tricandilles, las ostras o las angulas, o los caracoles a la Caudéranaise, auténticos majares en la región y que te harán repetir de plato.

Si eres todo un amante de la historia y la cultura, tu visita debe continuar visitando los museos más significativos de la ciudad. Tu primera parada es el Museo de Arte Contemporáneo, ubicado en la zona portuario, destaca por la rehabilitación de su antigua lonja. Este centro es uno de los más destacados del país el cual cuenta con una gran sección de arquitectura además de excelentes exposiciones temporales a la vanguardia de la programación actual. Tu segunda parada será en el Museo de Aquitania, el cual te aportara una visión muy entretenida de la historia de Burdeos que va desde la prehistoria hasta el siglo XX. Visita también el Museo de Goupil, dedicado a la familia que le otorga su nombre, los cuales trajeron a la ciudad verdaderas maravillas, como piedras de litografía, avances fotográficos y de imprenta y mucho más. El Museo de Bellas Artes, fundado por el pintor Pierre Lacour, es otro de los grandes museos al que debes acudir si te encuentras disfrutando de unos días de vacaciones, en él podrás contemplar excelentes obras renacentistas de artistas de todas partes y una sección de arte del siglo XX muy completa. Pon el broche de oro a tu visita, con una parada en el Museo del vino. Esta ciudad es la capital de los grandes viñedos y de los mejores caldos del mundo, es por eso que no puede faltar una parada a este museo para conocer un poco más sobre la crianza de la uva y el proceso por el que pasa hasta ser embotellado este verdadero elixir.

Burdeos es una ciudad tranquila, en la que adentrarse de lleno para conocer un poco más de su cultura y sus gentes. Bebe un buen vino y abre bien los ojos porque todo lo que ofrece esta maravillosa ciudad es mágico e irrepetible.