FREE TOUR BERNA EN ESPAÑOL

Free Tour español Berna

Te invitamos a unirte a esta visita guiada en Berna, una introducción perfecta en la que nuestros guías en español te ayudarán a conocer la ciudad de la mejor manera que saben, contando su historia, leyendas y anécdotas que todo viajero debería saber. Durante el freetour Berna, visitaremos los principales monumentos, lugares de interés y construcciones más famosas de Berna. también ayudando a que conozcas las tradiciones, estilo de vida y forma de ser de los berneses.

Aprovecha el tour para preguntar todas las dudas que surjan a los guías, aunque de todas formas. durante el recorrido también te daremos las mejores recomendaciones para que disfrutes al máximo tu estancia en esta magnífica ciudad ¿A qué esperas para venir con nosotros? 

 

Duración: 2h

Horario: martes y viernes a las 9:30h

Precio: libre.

  • En la reserva te enviaremos todos los datos necesarios, como punto de encuentro, empresa, mail...
RESERVA GRATIS TU PLAZA

 

¿Qué saber antes de viajar a Bern?

Berna es la ciudad federal y capital de facto de Suiza, también conocida como capital del cantón suizo. Con una población que ronda los 140.000 habitantes se ha convertido en uno de los epicentros culturales y de actividad de Suiza atrayendo cada año a más viajeros y visitantes de todas partes del mundo.

Aunque el idioma más hablando en Berna es el alemán bernés, un dialecto del alto alemánico, el idioma oficial es el alemán el cual hablan todos sus ciudadanos, detalle curioso es que Berna es una de la ciudades que ofrece mayor calidad de vida del mundo desde 2003.

La parte antigua de la ciudad fue nombrada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1983 debido a su arquitectura medieval la cual se ha conservado a lo largo de los siglos. Este dato hace que cientos de personas elijan la ciudad durante sus vacaciones para pasar unos días y desconectar de la rutina disfrutando en todo momento de un enclave mágico y lleno de pequeños rincones que descubrir.

Si te encuentras visitando la ciudad de Berna o la has escogido como próximo destino en tus días libres, lo primero que debes incluir dentro de tu tour es su famosa y conocida catedral; Construida en estilo gótico destaca principalmente por su gran pórtico en el cual se encuentra representado una imagen del juicio final labrado en piedra, además de una gran torre de cien metros de altura que ofrece una de las mejores vistas de la ciudad. Continúa tu visita por la fantástica torre de la prisión o Käfingturm. Este monumento es el primero que encontramos cuando llegamos a la ciudad; se trata de una torre de piedra ubicada en una gran plaza, la cual se construyó en el año 1256 con función defensiva, ya que era la puerta oeste de la ciudad, una de las cuatro puertas que delimitaban las fronteras de Berna. Cuando la ciudad creció esta torre pasó a estar dentro de la ciudad y se convirtió en la nueva prisión; actualmente se utiliza como foro político entre otras actividades.

Apunta además una parada en su conocida torre del reloj o Zytgloggeturm. La construcción de esta torre del reloj comenzó en el año 1191, pero no fue hasta 1256 cuando terminaron sus obras. Con la ampliación de la ciudad esta torre cada vez se fue situando más al centro hasta llegar a incrustarse dentro del casco antiguo de Berna. Durante un tiempo sirvió de prisión para mujeres hasta que en el año 1405 un incendio arrasó con ella. En su lado este se encuentra un fascinante reloj con dibujo de osos muy característico y en la parte más alta del mismo, un caballero vestido de armadura.

Tu visita no puede acabar sin ver lugares tan destacados como su ayuntamiento o Rathaus, el Palacio Federal o los Castillos de Bümpliz entre muchos otros.

Si lo que necesitas es reponer fuerzas durante tu estancia, que mejor forma de hacerlo que degustando la comida más típica de Suiza. Entre los platos tradicionales de Berna se encuentran la fondue de queso, que consiste en delicioso queso fundido con trocitos de pan tostados al horno, el raclette, lo mismo que la fondue pero acompañado de patatas cocidas y otros ingredientes que se sumergen dentro del queso; el Älplermagronen, una especie de gratinado con patatas, macarrones, nata y cebolla que se acompaña de una guarnición de manzanas tamizadas o el Rösti, una tortilla frita en mantequilla. Además, uno de los postres más característicos del país es el chocolate, no puedes abandonar Berna sin llevarte alguna tableta de alguno de sus múltiples chocolates ¡te encantará!

Si aún te queda tiempo durante tu estancia en Berna un plan magnífico, vayas con quien vayas, es pasar por el BärenPark para conocer el espacio en el que viven los osos que habitan la ciudad y conocerlos más de cerca. Este parque conecta por un túnel con el río Aare. Estos 6000 metros cuadrados sirven a los osos de espacio natural en el que vivir tranquilamente en uno de los parajes más mágicos de la ciudad. Sin duda se trata de una visita obligatoria si te encuentras visitando la ciudad ya que te sorprenderá ver a estos animales tan de cerca.

Para los amantes de la cultura que quieren conocer la ciudad desde dentro, no pueden faltar las visitas a los museos más emblemáticos de la ciudad. Comienza por el conocido y visitado museo de Albert Einstein. Desde 1903 a 1905, el físico desarrolló en ese mismo lugar la teoría de la relatividad. Esta casa se encuentra abierta al público y conserva los muebles de la época además de textos sobre la forma en la que vivió Einstein y el entorno en el que desarrolló sus obras más relevantes. Añade a tu lista el museo de Historia Natural, uno de los museos más importantes de todo el país. Este contiene representaciones de diferentes animales dentro de su entorno, recreando al detalle sus ecosistemas, así como una exposición de más de cincuenta cristales brillantes de roca transparente y fluoritas rosas. El museo de la comunicación es otro de los grandes museos que debes visitar si te encuentras en Berna. El museo se centra en la comunicación entre seres humanos tratando desde el idioma hasta la interacción de diferentes culturas.

Berna es una ciudad que combina a la perfección tradición y modernidad creando un espacio único en el que pasar unos días inigualables. Gastronomía, cultura, ocio, no te faltará nada durante tu viaje y sin duda ¡querrás repetir!